Hotel restaurante El Tablón de San Andrés

San Andrés • Trubia • Oviedo • Asturias • España

Situación estratégica

Se encuentra situado de manera privilegiada, en San Andrés de Trubia, a tan solo 10 minutos de Oviedo, junto al inicio de la popular Senda del Oso.

El hotel

El Hotel restaurante El Tablón cuenta con 6 habitaciones: 3 dobles y 3 matrimoniales ambas adaptadas para minusválidos y ascensor.

El restaurante

Comidas a la carta y menú del día. Especialistas en la comida casera tradicional asturiana, siempre acompañada de un trato familiar.

Datos prácticos

Oviedo: la Ciudad

Oviedo, ciudad y capital (según el Estatuto de Autonomía de Asturias) del Principado de Asturias. Su origen se remonta a la Alta Edad Media (siglo VIII).

Centro comercial, religioso, administrativo y universitario de la región y sede de la Archidiócesis de Oviedo. Ostenta los títulos de «muy noble, muy leal, benemérita, invicta, heroica y buena» que figuran en el escudo del municipio y así lo recoge una placa situada en la fachada del edificio del Ayuntamiento. El municipio de Oviedo es el segundo más poblado de la región con 225.391 habitantes.

Uviéu o Uvieo, es el nombre que recibe la ciudad en asturiano. La denominación en castellano, "Oviedo", es la oficial y más extendida. En las crónicas medievales del Reino de Asturias se la denomina alternativamente Ovetao u Oveto. Así en el Testamento de Alfonso II se la denomina Ovetdao.

Etimológicamente no está claro el origen del nombre de la ciudad. Ramón Menéndez-Pidal le atribuyó al topónimo un origen celta. También se le han atribuido diversos significados en lengua vasca. Algunas teorías apuntan a que proviene del latín medieval Urbs Vetus, que significa «ciudad vieja». Para otros el origen se trataría de la unión de Ovis con el sufijo -etum, que significa «lugar abundante en ovejas», aunque esto no parece muy fundamentado. Otras explicaciones consideran que iovetano es adjetivo de Iove (que significa Júpiter, por lo que el lugar podría haber sido un lugar de veneración a Júpiter). Aún no se tiene claro el origen etimológico de Oviedo y ninguna teoría es plenamente aceptada.

Los símbolos del concejo de Oviedo son el escudo, en el que figuran los títulos que ostenta la ciudad alrededor de la Cruz de los Ángeles y timbrado por una corona real, y la bandera, de color azul con el escudo en el centro.

Gentilicio

El gentilicio de los habitantes de Oviedo es ovetense, aunque popularmente también se les conoce como carbayones, en recuerdo de un árbol que fue durante muchos siglos símbolo de la ciudad. Un carbayu es un roble en asturiano, un árbol que era sagrado para los antiguos astures y cántabros. Uno de ellos, era conocido con el nombre de «el Carbayón», y estaba plantado en lo que, hasta mediados del siglo XIX, eran las afueras de la ciudad. La necesidad de conectar el casco antiguo de la ciudad con la nueva Estación del Norte (a la que llegaban los trenes provenientes de la Meseta Central) llevó a la corporación municipal a impulsar un ensanche que obligó a talarlo, pues su presencia impedía que la que hoy es la calle Uría tuviese el trazado rectilíneo que pretendían los impulsores de esta ordenación del extrarradio de la ciudad. Pese a la oposición de gran parte de los ciudadanos, el roble fue finalmente talado en 1879.

En 1950 el municipio plantó otro roble cerca del Teatro Campoamor, al que se apodó cariñosamente «el Carbayín», pero se secó pocos años después.

En 1970 fue sustituido por otro traído de San Lázaro de Paniceres (concejo de Oviedo), que aún hoy en día se levanta en la parte trasera del citado teatro, dando nombre a la plaza que lo acoge. Además, en el lugar donde estaba el Carbayón original se colocó, sobre la acera, una placa conmemorativa en marzo de 1959.

La Catedral de Oviedo

La actual catedral de San Salvador de Oviedo es, sin duda, la obra más destacada del gótico asturiano. El edificio actual viene a ser todo un compendio del arte en Asturias desde la Baja Edad Media hasta nuestros días. Las distintas construcciones que la componen, desde la Sala Capitular a la admirable Torre, colocan a la Catedral ovetense en una posición de auténtico privilegio. En ella han quedado plasmadas, una a una, las diferentes etapas de la evolución del gótico español desde el siglo XIII al XVI.

En el año 761 Máximo y Fromestano construyeron en la colina de Oveato, habitada desde tiempos prehistóricos y en la que hubo un antiguo asentamiento romano, una iglesia dedicada a San Vicente, junto a la que fundaron un monasterio benedictino, alrededor del cual se irá formando la ciudad de Oviedo.

Este iba a ser el escenario en el que el rey Fruela fundaría dos iglesias:

La de los mártires Julián y Basilisa y la del Salvador. La vida de estos nuevos templos resultaría más bien corta. En el año setecientos noventa y cuatro reinando ya Alfonso II, el caudillo Aba Almaid penetró en Asturias, llegó a Oviedo, saqueó la ciudad y destruyó las iglesias construidas en ella. La respuesta del rey Casto fue doble: Por un lado, aniquiló al invasor y por otro inició un afán constructivo que le conduciría a una transformación.

El rey asturiano Fruela I (del 757 al 768), mandó construir una basílica consagrada a San Salvador, que ejercería las funciones de catedral. Posteriormente, el rey Alfonso II levanta en el mismo sitio una nueva basílica. Ambas fueron edificadas en el solar donde hoy se encuentra la actual catedral de Oviedo. Fue rodeada por una serie de edificaciones como la Cámara Santa, la Basílica de Santa María, la iglesia de San Tirso.

La catedral prerrománica se mantuvo en pie hasta los años 1382-88 en que comenzó a construirse el edificio gótico que hoy conocemos y que se encuentra custodiando la Plaza.

A la primitiva Basílica románica se habían ido añadiendo múltiples edificaciones: La torre vieja, a finales del siglo XI, y el claustro gótico que sustituyó a otro de estilo románico. También la Cámara Santa había conocido una importante renovación arquitectónica y decorativa en época románica. Los trabajos de construcción del nuevo templo continuaron lentamente desde fines del siglo XIV hasta mediados del siglo XVI.

Recibió su configuración definitiva en los siglos XVII y XVIII: La girola, la sacristía, las capillas de los Vigiles, de Santa Bárbara y de Santa Eulalia.

A comienzos del siglo XX bajo se retiraron diversos elementos: El coro con su sillería, los ambones de hierro barrocos, las rejas góticas y los dos grandes órganos también barrocos, construidos entre 1747 y 1751 por D. Pedro Echevarría Alcázar, organero de su majestad.

En 1924 con las aportaciones del acomodado fotógrafo y benefactor ovetense Luis Muñiz Miranda, se recolocaron las vidrieras del rosetón de la nave central, las de los ventanales del muro norte, las de la nave mayor y las del brazo septentrional del transepto.

Más adelante, destruidas o gravemente deterioradas en la revolución de octubre de 1934 y la posterior guerra civil, fueron renovadas en 1952 por el vidriero Santos Cuadrado.

A este maestro se le debe también la nueva vidriera del rosetón de la fachada, cuya traza fue diseñada por el arquitecto D. Luis Menéndez Pidal.

Lamentablemente, la revolución de octubre de 1934 y la guerra civil dañaron seriamente el conjunto catedralicio: La Cámara Santa y su tesoro, la sala Capitular del Claustro, las Capillas de San Ildefonso y Santa Bárbara y el remate de la torre, algo de su mobiliario y sobre todo, las vidrieras.

Los trabajos de reconstrucción corrieron también a cargo del arquitecto Luis Menéndez-Pidal Álvarez, quien entre los años 1938 y 1942 reedificó la Cámara Santa en estrecha colaboración con el escultor Víctor Hevia Granda, y por último, la torre de 1943 a 1953.

Fuente de Foncalada

Una de las más excepcionales construcciones urbanísticas altomedievales. Conforma un templete o edículo cuya función era la de albergar el alumbramiento de un manantial de agua que era retenida en un estanque.

Tiene planta cuadrada, cubierta a dos aguas y un interior abovedado. Su cronología se puede situar hacia finales del siglo IX. En la fachada oriental está labrada una cruz latina con astil y el Alpha y la Omega. Conserva significativas inscripciones de carácter apotropaico de uso habitual en las construcciones de la Monarquía asturiana.

En la fachada oriental leemos: “Con este signo se protege al piadoso. Con este signo se vence al enemigo”. Y debajo de ella: “Pon, Señor, el signo de salvación en esta fuente, para que no permitas la entrada del ángel exterminador”.

El templete mantiene un alto significado simbólico y estrechos vínculos con los monumentos a las aguas tanto helenísticos como romanos.

El casco antiguo

Primer Eje

La Catedral, con su impresionante torre, es el centro del casco antiguo de Oviedo. Su plaza está delimitada por un conjunto de nobles edificios entre los que destaca la capilla de la Balesquida, que tiene su origen en el siglo XIII. A su izquierda, la Casa de los Llanes, edificio barroco del siglo XVIII, a su lado se levanta el Palacio de la Rúa o del Marqués de Santa Cruz, del S. XV, que es la edificación civil más antigua de la ciudad, gracias a que sobrevivió al incendio que en 1522 asoló Oviedo.

El lateral izquierdo de la plaza lo forman tres edificios. Destaca el Palacio de Valdecarzana y Heredia, de los siglos XVII y XVIII. Es un edificio barroco de tres plantas que acoge las dependencias del Tribunal Superior de Justicia de Asturias.

En el ángulo opuesto a la capilla de la Balesquida está la iglesia de San Tirso, separada de la Catedral por la calle Santa Ana. San Tirso fue fundada por Alfonso II el Casto en el siglo IX, de la que sólo se conserva de la época prerrománica el testero del ábside central con la ventana trigeminada.

Contigua a la plaza de la Catedral está la plaza de Porlier, donde se levantaba el castillo o fortaleza construida por Alfonso III el Magno para la defensa de la ciudad en el lugar donde actualmente se encuentra el edificio de Telefónica. En este espacio encontramos el Palacio de Camposagrado, del siglo XVIII, en primer lugar, que es uno de los palacios más bonitos de Asturias. Hasta hace poco fue sede de la Audiencia Provincial y, trasladada ésta a edificios más modernos, ha servido para la expansión del Tribunal Superior de Justicia.

Formando manzana con otros edificios está el Palacio de Malleza o de Toreno, también del siglo XVIII y el edificio del antiguo Banco Asturiano frente al cual está el edificio de la Universidad de Oviedo, destinado en la actualidad en exclusiva a sus dependencias administrativas.

Merece la pena pasar a su interior para contemplar el claustro cuadrado con soportales que en su día pasearon el Padre Feijoo o Clarín.

La estatua del centro corresponde a su fundador Valdés Salas.

Una de las fachadas de la Universidad hace frente con la calle Ramón y Cajal, reservándose, como vestigio físico del fuero del que gozó, un murete de piedra que en su fachada, en la calle San Francisco, se señala con unas cadenas. Desde Ramón y Cajal, una pequeña Plaza de Riego da paso a la calle Peso que conduce hasta la plaza de la Constitución donde se levanta el Ayuntamiento. En un tramo de esta calle cercana a la plaza podemos ver vestigios de la primitiva muralla medieval, restos que son mucho más amplios en la calle del Paraíso, justo en el extremo opuesto del casco antiguo.

La plaza de la Constitución, de forma cuadrangular, la forman el propio edificio del Ayuntamiento y la iglesia de San Isidoro el Real, que es la antigua iglesia del colegio de la jesuitas que se extendía a su izquierda en el lugar ocupado hoy por la plaza del mercado y que hubieron de abandonar en 1767 tras su expulsión de España por la Pragmática Sanción de Carlos III.

La iglesia se levantó entre 1578 y 1740 y, al igual que la Catedral, estuvo diseñada con dos torres aunque en ambos casos nunca llegaron a construirse.

Muy cerca de esta iglesia está la plaza del Fontán, con edificios, recientemente rehabilitados, que forman una plaza porticada y que constituye una de las zonas más entrañables de la ciudad.

Bajo el edificio del Ayuntamiento se abre un arco que da paso a la calle Cimadevilla que fue durante épocas el centro comercial, bancario y administrativo de la ciudad antigua, situación que se mantuvo hasta bien entrado el siglo XIX. Por una calleja que se abre a la derecha se pasa a la plaza de Trascorrales, cuyo nombre da idea de su inicial situación detrás de los corrales de las casas circundantes. Es una plaza pequeña donde sorprende encontrar un edificio de planta ovalada y que ocupa gran parte del recinto. Fue hasta no hace muchas fechas la plaza del Pescado y hoy es centro cultural municipal. Actualmente los bajos de las casas de la plaza están ocupados por magníficos restaurantes.

Segundo Eje

Cerca de este espacio está la calle Mon, que muestra una magnífica perspectiva de la Catedral y su torre. Hasta 1882 se denominaba de la Ferrería por la industria existente en ella. La calle Máximo y Fromestano conecta a Mon con la plaza del Paraguas, llamada así por la forma del tendejón levantado en su centro, construido para cobijar a las vendedoras del mercado de la leche que se situaba en ese lugar durante la primera mitad del siglo pasado. Desde este punto la calle Ecce-Homo desciende hasta la de San José, límite del casco antiguo y lugar donde se abría otra puerta en la muralla. Muy cerca está la calle Paraíso, ya fuera del recinto pero de interesante visita porque discurre junto a los restos de la cerca medieval.

Desde la calle Mon y en suave pendiente en dirección a la Catedral se conecta con la calle de Santa Ana, donde se encuentra el Palacio de Velarde, que es hoy el Museo de Bellas Artes de Asturias.

Desde la calle Santa Ana se abre a la derecha un pasaje, el Tránsito de Santa Bárbara, desde donde se contemplan los restos más antiguos de la Basílica: la Cámara Santa y la Torre Vieja.

El paso conduce además hasta la Corrada del Obispo, una amplia plaza conformada por admirables edificaciones como el Palacio Arzobispal, de fisonomía barroca, que ocupa el espacio de los antiguos palacios reales del siglo IX.

Formando ángulo con él está el Claustro Catedralicio en cuya fachada se abre la Puerta de las Limosnas donde el Cabildo entregaba pan a los pobres el día de Jueves Santo y sobre ella, un gran balcón de forja desde el que en 1808 se proclamó la guerra de la Independencia contra el ejército francés.

En el extremo opuesto al Palacio Arzobispal se alza la Casa del Deán Payarinos, construcción de 1909, que hoy acoge al Conservatorio Superior de Música.

Tercer Eje

Desde la Corrada del Obispo parte la calle de San Vicente. A poco de iniciarse, es cruzada por el arco del monasterio de San Vicente configurando una clásica imagen de la ciudad vieja. En este lugar es donde físicamente se sitúa el origen de Oviedo, pues fue aquí donde los monjes Máximo y Fromestano fundaron en el año 761 un templo en honor a San Vicente. Posteriormente, el rey Fruela I inició la construcción del primer núcleo habitado. De la primitiva construcción no queda nada y hoy es un edificio de estilo renacentista y barroco que acoge el Museo Arqueológico de Asturias.

La siguiente edificación es la iglesia de Santa María de la Corte en cuyo interior está la tumba del padre Feijoo, que parece vigilarla desde su estatua que se yergue en el centro de la plaza de su mismo nombre adyacente a la iglesia.

La última construcción de esta calle es el Monasterio de San Pelayo que ocupan monjas de clausura de esta orden religiosa, llamadas cariñosamente “Las Pelayas”, que mantienen la tradición del canto gregoriano y son especialistas en el oficio de la encuadernación.

La edificación, portentosa, se ha visto ampliada con sucesivas reformas desde el siglo X, como la construcción del claustro románico en el siglo XII, la torre gótica del siglo XVII o, ya en 1704, la fachada principal del monasterio.

La despensa asturiana

La despensa asturiana, gracias al privilegiado marco natural que caracteriza al Principado, ha sido siempre una de las más variadas y suculentas del panorama español.

La fertilidad y las características de las tierras de Asturias, unidas a una climatología atlántica, húmeda y templada, ha venido siendo la base de una huerta con productos de excepcionales cualidades: tomates, patatas, lechugas, “fréjoles” (judías verdes planas), “arbeyos” (guisantes), cebollas, repollos, berzas, “cimois” (grelos), pimientos, coliflores o alcachofas son, entre otros, algunos de los vegetales de cocina que se han venido cultivando en Asturias con los mejores resultados gastronómicos. Aunque ninguno de ellos ha llegado a las cotas de excelencia, resultados y especialización de la singular faba, judía blanca única en el mundo y que describiremos más detalladamente en el próximo capítulo.

De gran calidad han sido tradicionalmente frutas y frutos como la manzana —la verdadera reina de este apartado—, la pera, la fresa, la “ablana” (avellana), la nuez, la cereza, la guinda, el arándano, la mora, el “piescu” (melocotón), el “prunu” (ciruela), el “figu” (higo) o la castaña, por no hablar de cultivos más recientes como el kiwi.

Ese mismo campo cultivó en lejanos días igualmente mucha escanda —variedad de trigo duro—, base de excelentes panes que se están intentando recuperar por su gran calidad, así como centeno. Ambos cereales se vieron paulatinamente reemplazados por el más fácil maíz desde su llegada masiva del Nuevo Mundo.

Otra de las producciones características de la agricultura asturiana, es la leche, que figura a la cabeza del ranking nacional y es la base de unos quesos artesanos que tienen capítulo propio más adelante y que constituyen una de las mayores riquezas gastronómicas del Principado a nivel europeo.

El tiempo para este municipio

Previsón para los próximos cuatro días

Acceso a datos observados de estaciones próximas (Distancias referidas a la capital del municipio)

Estaciones pertenecientes al municipio:

  • Oviedo a 2,66 km - Altitud 336 m

Estaciones cercanas al municipio:

  • Mieres (Municipio: Mieres) a 9,91 km - Altitud 170 m
  • Gijón, Campus (Municipio: Gijón) a 25,35 km - Altitud 26 m
  • Pola de Lena (Municipio: Lena) a 25,58 km - Altitud 370 m

Precios

Habitación doble

45 € noche
  • Desayuno incluido
  • Habitaciones con baño, televisión, teléfono y secador.

Habitación individual

40 € noche
  • Desayuno incluido
  • Habitaciones con baño, televisión, teléfono y secador.

Contactar

Datos de contacto
Nombre:
Hotel El Tablón
Teléfonos:
606 649 321 con WhatsApp
985 786 746
985 786 748
Dirección postal:
San Andrés, 56
Población:
33119 Trubia
Municipio:
Oviedo
Comarca:
Comarca de Oviedo
Provincia:
Asturias
Comunidad:
Principado de Asturias
Web oficial:
hoteleltablon.com
Capacidad:
11 personas
Términos y condiciones

Las solicitudes de reserva se hacen por Internet o por teléfono. En esta página Ud. podrá escoger el alojamiento que más le guste y consultar disponibilidad.

Una vez confirmada la reserva, deberá hacer efectivo el pago, con tarjeta de crédito, de la cantidad equivalente a un 20% del precio total del alojamiento reservado o la cantidad acordada con el propietario.

Una vez abonada la reserva, recibirá un menaje con la confirmación de los datos de la misma.

Infórmenos, si es posible, de la hora de llegada aproximada, para que la persona que les reciba pueda estar en el alojamiento, también les rogamos llamar en caso de algún retraso o adelanto.

En el caso de cancelación con más de 15 días de antelación a la fecha de llegada, se devolverá el depósito aunque se podría retener una pequeña cantidad por gastos de gestión.

Si la cancelación se produce con más de una semana y menos de 15 días, se devolverá el 50 %.

Si esta se realiza la semana anterior a la fecha de llegada o no llega, se retendrá íntegramente.

En el caso de la tarifa no reembolsable, una vez realizada la confirmación de la reserva, se le hará el cargo del total a pagar, teniendo desde ese momento 100% de gastos de cancelación.

Cuando usted deja un número de tarjeta de crédito como garantía de reserva, en caso de anulación de la misma, se cargará los importes correspondientes como si hubieran efectuado un depósito.

En caso de cancelación durante la estancia se le cobrará la estancia contratada completa.

Una persona de lo esperará en el alojamiento a la hora convenida, le enseñará las instalaciones y le explicará el funcionamiento de los electrodomésticos.

En ese momento le será entregado una copia del juego de llaves.

La entrada será a partir de las 15:30 Horas.

Para otros horarios consultar.

Es conveniente acordar una hora de salida, normalmente, antes de las 12 am., a no ser que se acuerde con el propietario otra hora.

El cliente está obligado a dejar el alojamiento sin basura y en perfectas condiciones.

El propietario puede cobrar cargos adicionales si el alojamiento no se deja en dichas condiciones.

Al alojamiento le corresponde una tarifa (vea el apartado de precios), según su amplitud, ubicación y prestaciones.

Dicha tarifa se establece por noche según temporada.

Para estancias superiores a 15 días consúltenos.

El precio incluye el alojamiento así como los gastos de consumo de agua, calefacción y electricidad.

El pago pendiente se abonará a la entrega de llaves o durante la estancia.

No se permiten animales.

Alojamiento oficial
Este establecimiento está inscrito en el Registro de Actividades Turísticas del Principado de Asturias con el código HR-2248-AS.
Formulario de contacto
Nombre:

Email:

Teléfono:

Seleccione una opción:

Asunto:

Mensaje:

Rellene la siguiente casilla con este texto:
captcha

Visita virtual con Street View

Vista inicial: Plaza de la Catedral en Oviedo. Asturias.


Mapa de situación

San Andrés • Trubia • Oviedo • Asturias • España

Prerrománico

En Asturias se conserva el más completo y homogéneo conjunto de arquitectura altomedieval de todo el Occidente europeo

Fechado a lo largo del siglo IX y primeros años del X. El valor de la arquitectura se suma a la extraordinaria orfebrería, y juntos desarrollan una fuerza comparable a la de otros “renacimientos” europeos coetáneos, pudiendo equipararse al nivel alcanzado por las cortes carolingia o bizantina. Bautizado inicialmente por Jovellanos con el nombre de Arte asturiano, hoy día se coincide en denominarlo Arte de la Monarquía Asturiana. Este es el origen de términos como Arte Prerrománico Asturiano, Latino-bizantino o Pelagiano. Es tal su vinculación con la monarquía, que el desarrollo histórico del reino y la evolución artística y estilística se encuentran interrelacionados. El carácter áulico influye claramente en la estructura y funcionalidad de las creaciones. Alfonso II, fija la capital del reino en Oviedo y hace de ella una verdadera urbe regia a semejanza de la capital visigoda de Toledo, construyendo palacios, baños, hospitales, acueductos, iglesias, etc... De este legado, se conservan doce templos y tres construcciones civiles de los cuales la mayor parte del ellos ubicados en Oviedo.